Carros de combate

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los medios acorazados españoles en general y los carros de combate en particular estaban en 1936 en un claro estado de atraso y obsolescencia. Al hecho del escaso número de unidades ha de añadirse que el modelo más moderno con que contaba el ejército español era el Renault FT-17, veterano de la Primera Guerra Mundial.

En este grupo se encontraban también el desfasado Schneider CA-1 y el poco afortunado intento de carro de combate español, Modelo Trubia.

No es de extrañar, por tanto, que las unidades importadas por ambos bandos destacasen ampliamente sobre los anteriores y relegasen a éstas desde el primer momento. En este sentido, cabe destacar al muy superior T-26 soviético, que combatió en ambos bandos gracias a la captura de unidades republicanas por parte de los nacionales.

Schneider CA-1

Carro Schneider CA-1En 1936 el Schneider CA (Char d’Assaut) era un carro blindado completamente obsoleto. De hecho ya lo era en 1917, cuando empezó a ser relegado por el Renault FT-17 en el ejército francés.

No obstante, el 16 de septiembre de 1921 se aprobó la compra de 6 carros, seis tractores Latil, 6 remolques portacarros, 6000 disparos de 75 mm., repuestos y accesorios por un importe de 1.367.303 francos y el 6 de Marzo de 1923 llegaron a Melilla para participar en la represión de los marroquíes alzados en el Riff.

Características técnicas
Origen: Francia
Año de creación: 1915
Motor: Schneider de gasolina de cuatro cilindros, refrigerado por agua
Potencia: 60 CV
Velocidad: 8 Km/h en carretera
Peso: 14 toneladas en combate
En combate
Tripulación: Siete Hombres
Blindaje: Planchas de acero de 4 a 24 mm.
Armamento: Un cañón ligero de 75 mm. con 90 granadas y dos ametralladoras Hotchkiss de 7 mm. con 4000 proyectiles
Comunicaciones: Mediante banderas, aunque hay constancia de algunas unidades con radio
Unidades: 4 activas en 1936 de un total de 6

Al iniciarse la sublevación las 4 unidades en activo quedarán en el bando republicano y, desde un primer momento, tendrán un papel activo en los acontecimientos, como en el asalto al Cuartel de Montaña o el sitio del Alcázar de Toledo.

Renault FT-17

Carro Renault FT-17Desarrollado en Francia por el coronel Jean-Baptiste Etienne y Louis Renault durante la I Guerra Mundial, este vehículo puede considerarse como el primer carro de combate moderno. Su principales características de diseño (torre elevada y giratoria, motor trasero, etc.), son pautas aún vigentes en la construcción de estos vehículos.

En España, la Comisión de Experiencia Artilleras acordó la compra de una primera unidad, que llegaría el 23 de junio de 1919, para someterla a pruebas. Superadas todas las pruebas, se hicieron intentos de comprar nuevas unidades pero no sería hasta septiembre de 1921 cuando se formalizase la compra de 10 unidades equipadas de ametralladora, 11 ametralladoras Hotchkiss de 7 mm., 1 unidad de la versión TSH, 11 camiones portacarros y piezas de repuesto por un valor de 31.135.098,75 pesetas.

Características técnicas
Origen: Francia
Año de creación: 1917
Motor: Renault de cuatro cilindros, refrigerado por agua
Potencia: 39 CV
Velocidad: 7,7 Km/h en carretera
Medidas: 4,10 m. (largo) x 1,74 m. (ancho) x 2,14 m. (alto)
Peso: 8 toneladas en combate
Vadeo: 0,67 m
Paso de fosos: 2,25 m de ancho
En combate
Tripulación: Un comandante y un conductor/mecánico
Blindaje: Planchas de acero de 6 a 16mm., unidas por remaches
Armamento: Cañón Puteaux de 37mm. (con 45 granadas explosivas y 12 de metrala) en los FT “Machos” y ametralladora Hotchkiss Modelo 1914 de 7 mm. y 4800 proyectiles en los FT “Hembras”
Comunicaciones: Mediante banderas y algunos TSH (telegrafía sin hilos)
Unidades: 10 activas en 1936 de un total de 17

El 17 de diciembre llegan a Hendaya y, tras ser recepcionados por la Sección de Infantería de la Escuela Central de tiro, entran inmediatamente en servicio.

Tras un corto entrenamiento de las tripulaciones desembarcan en el puerto de Melilla el 12 de marzo de 1922 y rápidamente entran en combate junto a los Schneider CA-1 en la represión de los alzados en el Riff con suerte dispar, pues ese día se pierden tres unidades que habrán de ser recuperadas; en parte por culpa del terreno, demasiado abrupto, y en parte por la inexperiencia de las tripulaciones y de sus mandos.

En 1923 se adquirieron 6 unidades más que llegaron el 20 de agosto de 1925 junto con los correspondiente camiones portacarros y 12.000 cartuchos de 7 mm., por un importe de 1.036.052,85 pesetas y que participarían en el primer desembarco blindado de la historia: el de Alhucemas, realizado desde barcazas “K” reforzadas.

Al iniciarse la Guerra Civil Española, de los diez ejemplares supervivientes, quedarán la mitad en cada bando pero pronto serán destruidas.

El Gobierno de la República, comprará 32 unidades más que llegarán en dos envíos y correrán la misma suerte que sus predecesores, siendo capturadas por los nacionales o destruidas. Huelga añadir que estas unidades, compradas a través del SEPEWE y catalogadas en Polonia como inservibles, no eran unidades nuevas.

Carro Ligero de Combate Trubia

Carro Ligero de Combate TrubiaEn 1925 Carlos Ruiz de Toledo, Rogelio Areces y Víctor Landesa ponen en marcha un programa que tiene por finalidad el diseño y construcción de un carro de combate. El proyecto, llevado a cabo en la Fabrica Nacional de Trubia y financiado con el presupuesto de la misma tendrá un carácter claramente privado.

El primer prototipo tendrá el tren de rodaje de FT-17, un motor Hispano-Suiza de cuatro cilindros de 50 cv de rendimiento, denominado Carro Ligero de Combate para la Infantería Modelo Trubia 75 HP, tiro rápido, serie A. Las pruebas a las que se sometió este primer modelo en la Escuela Central de Tiro de Carabanchel y su presentación en la Feria de Muestras de Gijón supusieron un nuevo impulso para programa.

En 1926 se termina una serie de cuatro unidades construidas sobre bastidores de tractor Orion de 1918 adquiridos en Alemania y provistos de un motor Daimler MV-1574. Tras someterlos a pruebas en la Escuela Central de Tiro de Carabanchel y corregir los defectos encontrados, se aprueba y se le pasa a denominar: Carro Ligero de Combate Trubia serie 4, cambiada tres días después por la de Carro Ligero de Combate Trubia de 75 HP serie 4A.

Características técnicas
Origen: España
Año de creación: 1926
Motor: Daimler MV-1574, modificado, de gasolina de cuatro cilindros, refrigerado por agua
Potencia: 75 cv
Velocidad: 19 km/h en carretera
Peso: 8,9 toneladas en combate
En combate
Tripulación: Un conductor y dos sirvientes de ametralladora
Blindaje: Planchas de acero de 16 a 20 mm., unidas por remaches
Armamento: Tres ametralladoras Hotchkiss de 7 mm.
Comunicaciones: Mediante banderas
Unidades: 4 prototipos

En 1928 se empezó a probar con uno de los prototipos corregidos, en el 1931 se acabó un segundo carro y otros dos más en 1934 y 1936. Los tres primeros recibieron los números 1, 2 y 3 y fueron entregados al Regimiento de Infantería Milán nº 32 de Oviedo para continuar con las pruebas.

Estas unidades, que estaban almacenadas en bastante mal estado, serán las que utilicen los nacionales sitiados en Oviedo de julio a octubre de 1936. Otra unidad será utilizada por los atacantes, que la perderán durante el ataque del 10 de septiembre de 1936. Al final de la guerra en la zona, todas las unidades serán desguazadas.

Otros dos fueron usados como tractores de artillería por los nacionales, al estar su construcción muy retrasada al empezar la guerra. Su mediocre y obsoleto diseño, hicieron que rápidamente se abandonase su uso.

Carro ligero de Infantería Trubia – Naval Modelo 1936

Carro ligero de Infantería Trubia - Naval Modelo 1936A comienzos de agosto de 1936 llegó a Bilbao, procedente de Trubia, el capitán Ignacio Cuartero Larrea para estudiar las posibilidades de la industria de guerra vasca. Nombrado director de las fábricas de guerra de Vizcaya, se encargó de la producción de blindados en la factoría de Sestao de la Sociedad Española de Construcción Naval, que contaba ya con experiencia en la automoción. Para realizar esta labor fue estudiada la documentación procedente de Trubia relativa a este blindado que podría servir para dotar de fuerzas acorazadas al Cuerpo de Ejército Vasco.

Características técnicas
Origen: España
Año de creación: 1937
Motor: MAN D-0530 diesel, de 6 cilindros, refrigerado por agua
Potencia: 70 CV
Velocidad: 42 km/h
Peso: 5,5 Toneladas
Vadeo: 0,60 m
Paso de fosos: 1,60 m de ancho
En combate
Tripulación: Conductor, sirviente del arma frontal y el jefe de carro en la torre giratoria provista con una segunda ametralladora.
Blindaje: Una chapa exterior de 13 mm. y otra interior de 3 mm. separada de la primera 25 mm.
Armamento: Dos ametralladoras Lewis 7mm. o DT 7,62 mm. instaladas en unas rótulas y con una dotación de 160 cargadores con un total de 9600 cartuchos
Comunicaciones: Mediante banderas
Unidades: Se calcula que entre 20 y 45, aunque sólo se tiene constancia de 5 unidades entregadas en Abril de 1937 al Batallón Mixto de Autos Blindados y Carros Blindados de Euzkadi

También conocido como Landesa, Carro Euzkadi o Tanque de juguete. Básicamente se trataba de una versión aligerada del carro de combate Trubia fabricado sobre un chasis de tractor Landesa y con el mismo tren de rodaje que el de los Trubia 75 HP Serie A pero con el motor diesel que se encontraba disponible en esos entonces.

El casco estaba constituido por dos bastidores laterales, una torreta cilíndrica giratoria de baja altura y muy ancha coronada por un capacete esférico y una barcaza intermedia ligeramente adelantada sobre aquellos con proa redondeada. La mitad delantera la ocupaba la cámara de personal y la posterior la del motor.

Panzerkampfwagen I

Panzerkampfwagen ICuando en 1933 se inicia el proyecto de construcción de un carro ligero para el entrenamiento de las futuras unidades acorazadas alemanas, las limitaciones militares impuestas por el Tratado de Versalles obligan a simular que el objeto del proyecto es un nuevo tractor agrícola (Landwirtschaftlicher Schlepper).

De todos los prototipos presentados el ganador será el de la empresa Krupp, encargada del chasis y del motor. Daimler-Benz sería la encargada de la estructura y de la torre.

Cuando en 1935 Hitler denuncia el Tratado de Versalles, el proyecto pasa a denominarse oficialmente Panzerkampfwagen I Ausführung A (Vehículo de combate acorazado I, Modelo A). Ese mismo año se inicia la producción en paralelo del modelo B.

El modelo B (Ausfürung B) del Panzer I fue un desarrollo del “A”, con un motor de mayor potencia, para lo que hubo que alargar el chasis y en consecuencia añadir una nueva rueda al tren de rodaje.

Tanto el modelo A como el B y el Befehlswagen (vehículo de mando), participarían en acciones militares durante la Guerra Civil Española, del lado nacional.

Características técnicas
Origen: Alemania
Año de creación: 1935
Motor: Krupp M-305 de gasolina, refrigerado por aire en el modelo A y un Maybach NL-38 TR de gasolina, refrigerado por agua en el modelo B
Potencia: 57 cv en el modelo A y 100 cv en el modelo B
Velocidad: 37 km/h el modelo A y 40 km/h el modelo B, en carretera.
Peso: 5,5 toneladas en combate
Vadeo: 0,60 m
Paso de fosos: 1,40 m de ancho.
En combate
Tripulación: Un conductor y un jefe-tirador.
Blindaje: Planchas de acero de 6 a 13 mm.
Armamento: Dos ametralladoras Dreyse MG 13 de 7,92 y 1.525 proyectiles.
Comunicaciones: Señales ópticas y radiotransmisor.
Unidades: 148 aproximadamente

El Panzer I entró en combate por primera vez en la Guerra Civil como parte de la ayuda alemana a los nacionales pero resultaba inferior en blindaje, potencia y capacidad de fuego a los BT-5 y T-26 soviéticos utilizados por los republicanos.

A su llegada portaban el camuflaje original alemán de preguerra en tres tonos (arena, verde y marrón rojizo) con bordes duros reglamentario en la WH hasta 1938 en que se comenzó a utilizar el gris con manchas marrones. Durante la guerra y probablemente tras la creación de la Agrupación de Carros de Combate de la Legión (Marzo-Abril de 1938) fueron repintados, pero manteniendo el esquema de tres colores, aunque esta vez con bordes difuminados. Es posible que alguno de los últimos lotes de PzKw I A viniera pintado en gris, pero ésto más bien fue la excepción y no la norma.

Su peor defecto era que la dotación estaba compuesta por sólo dos hombres: un artillero-jefe y un conductor. El primero tenía demasiado trabajo, ya que debía orientar al conductor, cargar, disparar y cuidar de las ametralladoras, escuchar y transmitir por radio y, si además era un oficial con mando sobre otros carros, controlar la táctica de formación correspondiente.

La Legión Cóndor tenía una unidad de instrucción donde se formaban las futuras tripulaciones españolas encuadradas en los Batallones de Carros de la Bandera Legionaria de Carros de Combate y después la Agrupación de Carros.

En España los Panzer I, como el resto del material y personal alemán, se conocía como “negrillo”. Por ello es habitual ver referencias al “carro negrillo”.

Tras la Guerra Civil se acabó utilizando como carro de entrenamiento en favor del Panzer III, que le debía sustituir en combate y, anteriormente, por el Panzer II que vino a suplir el vacío provocado por los continuos retrasos en el proyecto del Panzer III, siendo aquél el carro principal en las primeras acciones de la II Guerra Mundial.

T-26B-2

Carro T-26B-2Basado en el Vinckers-Armstrong de seis toneladas de fabricación británica, y tras haber estudiado diversos modelos estadounidenses y británicos, nació el T-26. El carro, pensado para dar soporte a la infantería, tenía una velocidad suficiente para su función, pero no un blindaje apropiado. No obstante, su gran capacidad de fuego le hizo ser muy apreciado por nacionales y republicanos.

Tras realizar algunas mejoras, en 1933 apareció el T-26B-2. Este modelo, del que llegarían 281 unidades a la península, se mantendría en producción hasta 1939.

Características técnicas
Origen: URSS
Año de creación: 1931
Motor: Gaz T-26, licencia Armstrong-Siddeley, de gasolina de cuatro cilindros, refrigerado por aire
Potencia: 91 CV
Velocidad: 30 km/h en carretera
Peso: 10 toneladas en combate
Vadeo: 0,80 m
Paso de fosos: 1,75 m de ancho
En combate
Tripulación: Un conductor, un artillero y un comandante
Blindaje: Planchas de acero de 6 a 15 mm., unidas por remaches o soldaduras
Armamento: Un cañón anticarro L-46 de 45 mm., modelo de 1932 con 90/100 proyectiles y una o dos ametralladoras Degtyarev de 7,62 mm.
Comunicaciones: Radiotransmisor o banderas
Unidades: 281

En octubre de 1936 llegan a Cartagena los primeros 50 T-26B soviéticos con su tripulación a bordo del Konsomol. Seguidamente, en el balneario de Archena (Murcia) se crea la Escuela de Fuerzas Blindadas donde se agrupan los tanques y el día 29 del mismo mes entran en combate en la Batalla de Madrid. Posteriormente, participaran en las batallas del Jarama, Guadalajara, Brunete, Belchite, Teruel y en la del Ebro.

A lo largo de la guerra participaron un total de 281 unidades, de las cuales algo más de dos tercios fueron destruidas en combate. La superioridad ante los carros nacionales, vulnerables ante el T-26 e incapaces de destruirlo, era tal que el mando rebelde llegó a ofrecer una recompensa en metálico de 500 pesetas por cada ejemplar capturado.

Fiat-Ansaldo CV 3/35 o CL 3/35

Fiat-Ansaldo CV 3/35 o CL 3/35El Fiat-Ansaldo era denominado CV 3/35 (Carro veloce de tres toneladas, Modelo de 1935) o CL 3/35 (Carro leggero). No obstante, también eran conocidos entre la tropa como “Scatole di sardine” o, lo que es lo mismo, lata de sardinas.

Las aptitudes del CV 3/35 como carro de combate eran bastantes limitadas frente a otros carros dotados de la artillería de la que éste carecía. A pesar de ello era un enemigo temible en los enfrentamientos contra la infantería enemiga debido a su gran potencia de fuego, a pesar del limitado campo de tiro (horizontal 40º / Vertical 20º) y a que la infantería republicana carecía de material anticarro portátil con el que hacerles frente.

Otra baza importante de los CV 3/35 era su velocidad. Los más de cuarenta kilómetros por hora a los que podía llegar en terreno llano, unidos a su poca altura (1,28 m) lo convertían en una presa difícil para sus oponentes, generalmente más lentos y pesados.

Características técnicas
Origen: Italia
Año de creación: 1935
Motor: Fiat de gasolina de cuatro cilindros, refrigerado por agua.
Potencia: 43 CV
Velocidad: más de 40 km/h en carretera
Peso: 3,4 toneladas en combate.
Vadeo: 0,70 m
Paso de fosos: 1,40 m de ancho
En combate
Tripulación: Un conductor y un jefe-tirador.
Blindaje: Planchas de acero de 6 a 13,5 mm., unidas por remaches o soldaduras
Armamento: Dos ametralladoras Breda de 8 mm. y 1000 proyectiles. Algunas unidades estaban equipadas con lanzallamas
Comunicaciones: Radiotransmisor Marelli RF-2-CA
Unidades: 155 aproximadamente
Carro de Combate de Infantería Modelo 1937

Carro de Combate de Infantería Modelo 1937La caída de Bilbao marcó el fin de la producción de carros en la fábrica de Trubia para el bando republicano, pero su experiencia fue aprovechada por el bando nacional en la realización del Carro de Combate de Infantería Modelo 1937.

Se llevarán a la fábrica los tres modelos existentes de carros en el bando nacional, un CL 3/35, un Panzer I y un T-26 capturado.

El carro debería tener un peso máximo de 8 Tm Motor de 100 Cv, capacidad de franqueo de 1,20 m, derribar muros de 30 cm y armado con un cañón de 20 mm.

Se firmó un contrato entre el Ejército nacional y la Sociedad Española de Construcción Naval por 20 unidades, siendo entregado el primer prototipo en el segundo semestre de 1938. Las pruebas comparativas lo revelaron inferior al Panzer I y T-26 en cuanto a blindaje, pero correcto en el apartado de movilidad.

Características técnicas
Origen: España
Año de creación: 1937
Motor:
Potencia: 100 CV
Velocidad:
Peso: 8 toneladas
Vadeo:
Paso de fosos:
En combate
Tripulación: Un conductor y un jefe-tirador
Blindaje:
Armamento: Cañón Breda mod. 35 de 20/65 mm. Y dos ametralladoras (una coaxial y otra delantera) de 7,92 mm.
Comunicaciones:

La disposición del vehículo era la convencional, con el conductor (a la izquierda) y el sirviente de la ametralladora delantera en la parte derecha, en la parte central se situaba la torre con los otros dos miembros de la tripulación y en la parte trasera el motor.

El tren de rodaje estaba basado en el L-3 italiano (de ahí la creencia de algunos medios de que era un prototipo italiano) pero era de mayor tamaño.

El armamento estaba constituido por un cañón Breda mod. 35 de 20/65 mm. Y dos ametralladoras (una coaxial y otra delantera) de 7,92 mm. La tripulación accedía al vehículo por medio de una escotilla situada en la torre y dos puertas laterales en los puestos delanteros. Este modelo nunca entró en producción debido a la falta de planchas de blindaje y al continuo aumento de medios extranjeros y capturados.

Carro Verdeja-1

Carro Verdeja-1El último proyecto de la época fue el Carro Verdeja cuyo proyecto se terminó en 1938, finalizándose el primer prototipo el mes de Enero de 1939. El carro era una suma de componentes de los carros en servicio, a excepción del tren de rodaje que le era propio. Se trataba de un nuevo sistema, sin dientes guía, con las ruedas corriendo por un canal.

El blindaje era de 16 mm. en todas sus partes. El armamento era de un cañón de 45 mm. (modelo 1932, ligado a un telescopio de puntería proveniente de un T-26) y dos ametralladoras MG-13 (originales de un Panzer I).

El motor era un Ford V8 modelo 48 de gasolina, ligeramente modificado del modelo para turismos, mientras que la caja de cambios procedía de un Panzer I.

Nunca llegó a fabricarse en serie a pesar de la fabricación de 2 prototipos en enero de 1939 y los planes aprobados en 1941 para la fabricación de 1000 unidades.

Características técnicas
Origen: España
Año de creación: 1937
Motor: Ford V8 de 65 CV, de gasolina
Potencia: 65 CV
Velocidad:
Peso: 5450 Kg.
En combate
Tripulación: 3 hombres
Blindaje: 16 mm.
Armamento: 45 mm. (modelo 1932, ligado al un telescopio de puntería proveniente de un T-26) y dos ametralladoras MG-13 coaxiales (originales de un Panzer I)
Comunicaciones:

Hacia 1945, se decidió estudiar la construcción de una pieza de Artillería Autopropulsada y para ello se aprovechó el chasis del prototipo Verdeja-1 para montarle un cañón de 75 mm. de diseño español, también en pruebas. La nueva pieza quedó sólo en prototipo.

BT-5

Carro BT-5

El Bystrojodnii Tank o tanque rápido tenía un diseño basado en el tanque Christie T-3 de 1931. Tras construirse los modelos BT-1, BT-2, BT-3 y BT-4, hacia 1933 comenzó la fabricación en serie del BT-5. Tenía un armamento parecido al del T-26, siendo idéntica la torreta. En contraste con los T-26, era un carro pensado para operaciones de incursión en profundidad y no para apoyo de infantería.

Su principal característica era la posibilidad de poder rodar mediante cadenas o ruedas, tras una operación de adaptación que tardaba media hora. Sin embargo, se usaba más frecuentemente sobre cadenas, si bien el principal problema era que las ruedas tendían a salirse con facilidad de las cadenas.

Características técnicas
Origen: URSS
Año de creación: 1933
Motor: M-5 refrigerado por agua
Potencia: 400 CV
Velocidad: 45 km/h (oruga); 72km/h (ruedas)
Peso: 11,5 – 12 toneladas
En combate
Tripulación: 3 tripulantes
Blindaje: 10-13 mm.
Armamento: Un cañón de 45 mm. y una ametralladora de 7,62 mm. DT

El BT-5 se bautizó en combate en la Guerra Civil en 1937 siendo muy bien valorado tanto por sus carristas como por los técnicos soviéticos que los supervisaron. También participarían en acciones contra los japoneses en Khalhin-Gol en julio de 1939, en la ocupación de las zonas occidentales de Rusia y Ucrania en septiembre de 1939, contra Finlandia en el invierno de 1939 a 1940 y en 1941 contra los alemanes, en el marco de la II Guerra Mundial.

Los 50 vehículos de este tipo llegaron juntos el 10 de agosto de 1937, demasiado tarde para Brunete y demasiado justos para Belchite, así que fueron usados entre el 11 y 13 de octubre de 1937 en un intento de avanzar hacia Zaragoza (2ª ofensiva) mediante la explotación de una ruptura del frente basada en la doctrina rusa de los “jinetes de carros”.

Esta técnica, consistente en montar a la infantería a lomos de los carros y lanzarlos contra las líneas enemigas con el objetivo de causar la máxima confusión, sería ampliamente utilizada por el Ejército Rojo durante la II Guerra Mundial a pesar del alto coste en vidas humanas y el gran número de pérdidas materiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *