Cascos de combate

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El Ejército español adoptó muy tardíamente la decisión de dotar a sus fuerzas armadas de un casco de combate de concepción moderna. La falta de enemigos externos, la neutralidad durante la Gran Guerra y el hecho de que la guerra de Marruecos desaconsejaba el uso de un casco de metal provocaron que, hasta 1926, no se convocase un concurso en este sentido.

Aún así, las unidades disponibles, escasas ya en tiempo de paz, fueron del todo insuficientes para equipar a los contendientes de la Guerra Civil Española. Por ello, ambos bandos se vieron obligados a adquirir unidades en los mercados internacionales o las recibieron de sus aliados como parte de la ayuda ofrecida por éstos.

También llegaron otros modelos, especialmente de la Gran Guerra, de manos de algunos brigadistas y voluntarios y, en ocasiones, introducidos en los lotes de unidades nuevas compradas por la República, a sabiendas de su necesitada situación. No obstante, son poco representativos de nuestra Guerra Civil y, por ello, no están incluidos en esta sección.

Modelo 26 “Sin ala” y Modelo 26 “con ala”

El Ejército español adoptó muy tardíamente la decisión de equipar a sus unidades con un casco de acero. Ni siquiera la experiencia vivida por otros países durante la Gran Guerra o las nuevas equipaciones de aquellos antiguos contendientes habían provocado esta decisión.

No obstante, la endémica guerra de Marruecos si que influyó en la decisión del Estado Mayor de Ejército de adoptar un uniforme de color caqui en 1926, pero no se contempló la adopción de un casco. De este modo, el nuevo Reglamento de Uniformidad para el Ejército no incluía ningún casco de acero, pero se trató de aprovechar la circunstancia, y por la Circular del 1/9/1926 se convocó un concurso internacional para estudiar la adopción de un casco de guerra.

De entre las ofertas recibidas, se optó por dos finalistas españoles: Hijos de B. Castells, que presentó un casco parecido al Adrian francés, endeble y de factura artesanal y la Fábrica Nacional de Artillería, de Trubia, que presentó un casco de nueva concepción desarrollado bajo la dirección del comandante Antonio Ramírez de Arellano.

Modelo 26 "Sin ala"

Características técnicas del Mº 26 “sin ala”
Denominación: Mº 1921, Mº 1926 “Sin ala” o “Portugués”
Origen: España
Fabricante: Arsenal Nacional de Artillería de Trubia
Fabricado: 1926
Distribuido: 1930
Material: Acero “Röchling” 1,1mm
Guarnición: Zuncho de Cuero con 3 lengüetas dobles y 6 remaches
Color: Gris cemento
Peso: 1000 gr.

Debido a sus medios artesanales, la empresa catalana no podía afrontar una producción masiva, necesaria en tiempo de guerra. Por el contrario, el casco ofrecido por la fábrica de Trubia no copiaba ningún modelo existente pero guardaba cierta similitud con el Berndorfer austriaco, debido a su aireación en la cúpula y su línea cercana a los cascos alemanes.

El prototipo llevaba soldado en el frontal la bombeta flameante, el emblema de Artillería y ganó en las pruebas de resistencia a bala y al balín shrapnell pero, curiosamente, fue también desechado según la RO Circular Resolutiva del Concurso del 30/5/1927. A pesar de ello, la fábrica de Trubia no dio por finalizado el proyecto y continuó con su desarrollo en dos variantes: el modelo “con ala” y el modelo “sin ala”, eliminando de ambos el elemento de aireación de la cúpula.

Modelo 26 "con ala"

Características técnicas del Mº 26 “con ala”
Denominación: Mº 1926 “Con ala”
Origen: España
Fabricante: Arsenal Nacional de Artillería de Trubia
Fabricado: 1926
Distribuido: 1930
Material: Acero, laminado, 1,8 a 1,1mm
Guarnición: Zuncho de Cuero en 3 piezas y 6 remaches
Color: Gris cemento
Peso: 1050 gr.

Finalmente, la Junta Facultativa del Cuerpo de Artillería se pronunció por el modelo “sin ala” por lo que la fábrica inició la producción de 12.000 unidades del casco (y 1.500 del modelo “con ala”).

La Real Orden Circular Nº 363 de 3/11/1930, indirectamente declaraba reglamentario “al modelo propuesto por la Fábrica de Artillería de Trubia” pero no indicaba a cual de los dos modelos se refería. Indicaba, eso sí, que se publicarían fotografías y planos detallados en la Colección Legislativa, cosa que nunca sucedió.

En 1931, ya proclamada la República, se aprobó un presupuesto para fabricar 20.000 cascos, y el fabricante decidió destinarlos al modelo “con ala”. Con esta decisión se paró el desarrollo del otro modelo y las unidades producidas quedaron almacenadas en la fábrica a la espera de una posible exportación.

Al estallar la Guerra Civil, fueron requeridos por la República todos los cascos disponibles. Así, al modelo “con ala” se le sumaron las 12.000 unidades almacenadas del modelo “sin ala”.

Modelo 38

Durante las dictaduras de Primo de Rivera y del general Berenguer y también tras la proclamación de la República las fuerzas armadas tuvieron un papel claramente represivo. Se aumentan los efectivos de la Guardia Civil, se crea la Guardia de Asalto y se producen incidentes como la represión de Casas Viejas y Asturias.

En ese ambiente de revueltas se determina la necesidad de dotar a los cuerpos de seguridad de un casco adaptado a este uso en concreto y alejado de situaciones de combate; para las que ya se contaba con el modelo “con ala”. Es decir, con unas características balísticas inferiores a éste y una mayor ligereza.

Su fabricación se inició en 1934 pero no sería hasta muy tarde cuando apareciese en acción. Así su denominación corresponde al año de aparición, 1938, en el que fue utilizado por algunas unidades y, especialmente, en la retaguardia por falangistas y otras fuerzas paramilitares y, finalmente, de forma indiscriminada.

Modelo  38

Características técnicas
Denominación: Mº 38, “Trubia”, “Eibar” o “Azaña”
Origen: España
Fabricante: Arsenal Nacional de Artillería de Trubia
Fabricado: 1934
Distribuido: 1938
Material: Acero 1 mm, de Guevara AHV de Trubia o Acero Cogue et Ansaldo
Guarnición: Armazón de fleje remachado a la cúpula con cuatro lengüetas de cuero
Color: Marrón caqui.
Peso: 930 gr.
Modelo 30 “Checo”

Con la finalidad de reducir la fuerte carencia de cascos adecuados durante la Guerra Civil la República busco en los mercados internacionales un proveedor con un modelo adecuado. En los depósitos de Checoslovaquia, principal exportador de armamento de la época, encontró un modelo adecuado que no estaba pensado para la distribución a su ejército, y del que se compraron casi todas las existencias.

El M30 combatiría principalmente en al bando republicano pero también en el nacional gracias a la captura de unidades de los prisioneros o en los territorios que iban ocupando.

Modelo 30 "Checo"

Características técnicas
Denominación: Mº 30 o Modelo checo
Origen: Checoslovaquia
Fabricante:
Fabricado: 1930
Distribuido: 1936
Material: Acero “Röchling” 1,1mm
Guarnición: Cuero. 2 tipos, con 4 remaches abiertos
Color: Verde caqui, marrón o gris
Peso:

Como curiosidad, añadir que el 1 de octubre de 1938 se produce la desmembración de Checoslovaquia a manos de Alemania, Polonia y Hungría, por lo que su ejército nunca utilizará el casco M30. No así algunas unidades antiaéreas del III Reich durante la II GM ni la Guardia Imperial de Haile Selassie, de Abisinia.

Modelo 26 “Adrian”

Igual que Checoslovaquia, la Francia del Frente Popular aceptó un pedido de cascos Modelo 26 o “Adrian”. Dada la urgencia del pedido, y hasta que la industria francesa pudiese asumir el encargo, se dispuso de unidades procedentes de los depósitos del propio Ejército francés. También fueron aportados por las Brigadas Internacionales como parte de su equipo.

Modelo 26 "Adrian"

Características técnicas
Denominación: Mº 26, Adrian o “Francés”
Origen: Francia
Fabricante:
Fabricado: 1926
Distribuido: 1936
Material: Acero
Guarnición: Seis lengüetas de cuero, aunque muchas unidades llegaron con hule
Color: Caqui, caqui verdoso o gris azulado
Peso:

Desde el punto de vista balístico, era un casco carente de toda aptitud y endeble, pero la urgencia del momento no permitió buscar algo mejor.

Su participación en la Guerra Civil fue muy temprana y es frecuente verlo en fotografías, del derecho y del revés, debido a que muchos confundían la cimera de aireación con un refuerzo frontal.

Modelo 35 “Alemán”

Cuando Alemania decide ignorar el Tratado de Versalles e inicia su rearme, una de las carencia que detecta su ejército es la de un casco moderno. Los modelos de la Gran Guerra son pesados y limitan los movimientos de la tropa por lo que en 1935 ve la luz un modelo derivado del de 1916. Este modelo, seguramente el más famoso de historia militar será ampliamente producido (más de 25 millones).

Modelo 35 "Alemán"

Características técnicas
Denominación: Mº 35, “Otto”, “Alemán” o Stahlhelm 35
Origen: Alemania
Fabricante:
Fabricado: 1935
Distribuido: 1937
Material: Acero al Cromo-Níquel
Guarnición: 8 lengüetas de cuero fijadas por tres remaches
Color: Verde o gris
Peso: 1300 gr.

Su participación en la Guerra Civil es tímida en comparación con otros modelos. En un principio la ayuda militar alemana a los nacionales no incluyó cascos pero posteriores envíos del modelo 1935 y del modelo 1916, más las unidades que trajo consigo la Legión Cóndor, permitieron su participación en el conflicto.

Modelo 33 “Italiano”

Con la ascensión de Mussolini al poder, el militarismo aumenta en Italia. Igual que ocurre en otros países, sus fuerzas armadas necesitan un casco de concepción moderna que sustituya al Adrian. Para ello, se desarrolla el Modelo 1931, que ya marcaba el camino a seguir pero que se mostró insuficiente debido a que resultaba incomodo y sin amortiguación, al estar el casco demasiado cerca de la cabeza.

Sobre aquel diseño que tanto agradó al Duce, se desarrolló en el arsenal de Turín un nuevo modelo en 1933, proyectado por el Ingeniero Guido Rosso.

Modelo 33 "Italiano"

Características técnicas
Denominación: Mº 33 o “Italiano”
Origen: Italia
Fabricante: Smalteria e Metallurgia Veneta s.p.a.
Fabricado: 1935
Distribuido: 1937
Material: Acero especial al Níquel
Guarnición: Chasis fleje, 8 lengüetas de cuero
Color: Verde o gris
Peso: 1100 a 1200 gr. según tallas

Su participación en la Guerra Civil fue bastante limitada al CTV por su carácter eminentemente autónomo dentro del ejército nacional. No obstante con la progresiva integración de los italianos a las fuerzas nacionales el uso del casco se extendió a otras unidades militares y paramilitares, aunque de forma reducida.

Modelo 36 “Ruso”

El Ssh 36 no era un casco especialmente brillante. El acero era de poca calidad y su aptitud balística baja. No obstante, marcaría las pautas de diseño de los posteriores cascos rusos.

 Modelo  36 "Ruso"

Características técnicas
Denominación: Mº 36, “Ruso” o Stalshliém
Origen: URSS
Fabricante: Polígono de Artillería de Rjevka y LMZ de Leningrado
Fabricado: 1935
Distribuido: 1936
Material: Acero de poca calidad
Guarnición: Tela de lazo regulable, sobre cuerpo de cuero
Color: Verde caqui oscuro, marrón.
Peso: 1100 gr.

Su participación en la Guerra Civil es muy baja debido, según suele interpretarse, a que Stalin quería que su ayuda a la República pasase lo más desapercibida posible. En este sentido, las fotografías de soldados con cascos soviéticos podrían haber llevado a error a los observadores internacionales. No deja de sorprender que, entre el numerosísimo material enviado por la URSS, casi no hubiese cascos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *